Follow Us:

Consejos y trucos de repostería

¿Se te queman las galletas? ¿El bizcocho no sube como debería? A continuación vamos a mostrarte una sería de trucos para llevar a cabo en tu repostería casera.

A todos nos gusta ver cómo los demás disfrutan de un pastel o de unas galletas hechas por nosotros mismos… pero seamos sinceros… no todo el mundo tiene la misma “mano” para la cocina. Por eso vamos a intentar enseñar algún truco que nosotros mismos llevamos a cabo cuando hacemos repostería.

Trucos de repostería

1 – Medir productos pegajosos

Es muy habitual que sigamos paso a paso una receta pero tengamos que añadir miel o mermelada. Si la receta nos da la medida en cucharadas no es tanto problema, pero como nos la de en unidades exactas de medida se nos complica, ya que siempre se nos van a quedar gramos en la cuchara.

Para ello lo que haremos será rociar la cuchara con spray desmoldante antes de sumergirla en el producto. ¡De esta forma, la sacaremos limpia y con la medida exacta!

2 – No tengo rodillo

No falla, vas a preparar una masa en algún lugar de vacaciones y resulta que no tienes rodillo… ¡No pasa nada! Puedes utilizar una botella de cristal para estirar la masa.

3 – Galletas quemadas

A todos nos ha pasado alguna vez, no pasa nada. Si se te queman un poco las galletas puedes rascarlas con un cuchillo y eliminar la parte quemada. No te preocupes porque queden más finas, lo importante es no tirar todo el trabajo por la borda.

4 – Azúcar pegado

Si has ido a coger el azúcar y te lo encuentras como una piedra no te preocupes. Ponlo en un bol, tápalo con papel de cocina húmedo y caliéntalo 20 segundos en el microondas. Estará otra vez como sacado de la bolsa.

5 – El bizcocho se rompe al cortarlo

Para cortar un bizcocho es mucho mejor que esté frío, pero si aún así se desmonta prueba lo siguiente: sumerge un cuchillo en agua muy caliente durante unos segundos, sécalo y corta ahora el bizcocho. Al estar caliente evitará que se desmigue el bizcocho.

6 – Mantequilla fría

No te has acordado de sacar la mantequilla de la nevera y ahora está como un morrillo… La solución fácil sería meterla al microondas, pero no es lo más aconsejable. Te recomendamos que calientes un plato o un bol y la metas dentro. Con el propio calor del plato se irá ablandando quedando manejable para trabajar con ella.

 

Estos son algunos trucos que hay para dudas que muchas veces nos preguntan. En un futuro recopilaremos más y os los pondremos aquí. ¡Os animamos a seguir haciendo repostería casera!